martes, marzo 23, 2010

Victimas de las sirenas




Por siglos, los marinos han narrado las leyendas de sirenas, seres mitológicos de gran belleza que seducían a los hombres con su poder de encantamiento para después matarlos. A veces, las descubrían peinando sus hermosas cabelleras y cantando con dulzura. Otras, la sirena aparece fingiendo ser una mujer que pide ayuda porque está ahogándose, el caballero rescatador se lanza al agua y no vuelve a salir.

Se suele pensar que en la violencia doméstica la mujer es la víctima. Sin embargo, hay muchos casos en los que él es el dependiente y ella lo domina, lo subyuga y lo ataca. Estas relaciones suelen iniciar como la leyenda de la sirena, el hombre se enamora de una mujer que lo atrae con un dulce encanto, o bien cree que es el príncipe valiente que la rescata de alguna situación difícil.

Poco se sabe de estos casos porque el silencio que guarda el hombre maltratado es casi total. En una sociedad machista, le resulta vergonzoso confesar que una mujer lo maltrata. Palabras como “mandilón” se escuchan en tono de burla cuando un hombre parece estar dominado por su pareja. Sin embargo, muchos varones son víctimas de mujeres que ejercen la violencia contra ellos con fría crueldad y, siendo adictos a esa relación, no pueden dejarlas.

La mujer a veces ejerce la violencia en forma física que puede ir desde bofetadas hasta darle golpes con cosas del hogar como sartenes, planchas, adornos o cuchillos. Lo más común es la violencia psicológica y emocional. Muchos hombres son víctimas de una cruel manipulación por parte de su madre, novia, hija o esposa. Esta violencia es muy sutil pero devastadora. El chantaje suele ser su principal arma y logran que él se sienta culpable eternamente. Los hombres dependientes no pueden decir que no y hacen todo para complacer a su medusa.

La mayoria de estos hombres, no son conscientes de su maltrato. 

El problema de los hombres maltratados parece no existir. Existen organismos para la protección de la mujer pero no hay nada para apoyar al hombre víctima de maltrato y abuso. Aun si existiera, no se sabe si ellos acudirían. 


A diferencia de las mujeres que suelen ayudarse entre sí y se apoyan unas a otras, el varón calla aunque esté viviendo una historia de auténtico horror. Además, tiene la sensación de que él puede soportar y controlar la situación, cree que puede frenar a su mujer encontrando maneras de darle gusto. No se da cuenta de que su situación es patológica y que puede ir agravándose hasta amenazar su propia vida. Pero sobretodo, no ve que él tiene un problema de dependencia.

El carácter vulnerable a la dependencia se muestra desde la infancia. No sólo las niñas, también los niños necesitan crecer con una autoestima sólida, no aprendiendo a “aguantarse como machitos”.

1 Señales de vida:

  • Luly says:
    3 de abril de 2010, 9:05

    yo he sabido de un hombre golpeado, su esposa lo engaño con quien pudo y lo contagio de sida, lamentablemente cuando murio su esposo se dedico a tener relaciones con un monton de mujeres( balarinas exoticas) y ya se imaginara el cuento...
    eso demuestra la falta de madurez en la sociedad, px un lado los golpes y por otro el poco aprecio a la vida de los demas

Publicar un comentario

Decir lo que sentimos, Sentir lo que decimos.. Gracias por comentar =)