martes, diciembre 01, 2009

CONDUCTA AUTODESTRUCTIVA




Me descubrí, hace tiempo, teniendo conductas autodestructivas que no me gustaría repetir, por lo dañinas que fueron para mis emociones y para mi persona. En el fondo sabía, mientras éstas brotaban, que algo no estaba bien en mí, pero no sabía qué era, no sabía identificarlo. Sentía un hueco en el estómago, perdía por momentos el control ante ciertas acciones que al final me producían dolor, pero no acababa de entender de dónde provenían estas formas o de dónde las había aprendido.

Un día me di por vencida y pedí ayuda para lograr clarificar eso: ¿Por qué siendo una persona tan sana en tantos aspectos, en otros no lograba entender mis reacciones? Y es cierto, hay un foco que se prende y si te hace sufrir o te duele o te incomoda, es porque hay algo que en ti no está resuelto.

En la vida es muy fácil calificarnos o vernos como víctimas de las circunstancias, pero más valiente y más difícil es asumir que la única responsabilidad de todo lo que nos pasa, de con quién nos vinculamos, de hasta donde permitimos… ¡es nuestra! Cuántas veces depositamos todo en el otro y no nos damos cuenta de que si algo estamos haciendo en contra de nosotros, es porque falta ese pedacito para querernos un poco más y cuidarnos.

“No atentes contra ti por complacer al otro”, aprendí. Si no te quieren, que te dejen… pero no hagas algo que te coloque en desventaja frente a ti mismo, porque eso sí es difícil de superar. Nadie te puede valorar tanto como tú mismo. Cuídate, no te lastimes en ningún aspecto. Nada ni nadie vale la pena para que lo hagas.

0 Señales de vida:

Publicar un comentario

Decir lo que sentimos, Sentir lo que decimos.. Gracias por comentar =)