martes, marzo 10, 2009

El apego a las cosas

Que tal amigas, espero les esté agradando este tema; y bueno a mi me toca un poco la parte del lado empresarial de la mujer y de cómo hemos tomando poco a poco posición dentro de las empresas.
Mi primer articulo para este blog será relacionado no tanto con el area laboral sino como una herramienta que nos servirá para cuando llegamos a un punto muy fuerte de apego hacia las cosas y personas.

¿Cuántas veces no nos ha costado deshacernos de un par de zapatos o de una blusa porque precisamente son los favoritos? ¿Cuántas veces nos cuesta trabajo darle vuelta a la hoja cuando se termina una relacion?.

Espero les sea de utilidad este tema y comencemos con él; espero leer sus experiencias cuando identifiquen si en realidad han sido víctimas de esta costumbre que llegamos a adquirir los seres humanos y deseen compartirlo con los demás para ver que solución encontraron, y si ahora sólo identificaron algo qué es lo que piensan hacer.


A continuación les proporcionaré el artículo:

Libera tu mente y conciencia



El apego es un estado emocional que nos vincula compulsivamente a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esto no es posible ser feliz; y la filosofía budista nos dice que la raíz del sufrimiento es el apego. Te invitamos a que aprendas a liberarte mediante el desapego, cambia tu programación de querer controlarlo todo y permítete vivir con más alegría y felicidad.


Tere llegó un día a su sesión de coaching con el cuello y los hombros contracturados y con un rictus serio muy marcado en toda su expresión. Su percepción de la vida era en blanco y negro y quería tener el control de todo y de todos a su alrededor.

En su labor profesional todo estaba sujeto a medición y pruebas pues se dedicaba al área de control de calidad de un laboratorio farmacéutico, pero al parecer su metaprograma de la vida también era así. Un mapa del mundo muy poco flexible, donde sólo había ensayo y error.

Ella también estaba cansada de cargar al mundo y de preocuparse todo el tiempo por los demás y de pensar por los demás; lo más triste era que nadie valoraba lo que hacía y más bien la “alucinaban”, así fue como la comenzaron a excluir de los grupos formales e informales de la empresa.

El día que en su trabajo le aplicaron una de esas encuestas que a ella tanto le gustaban, le recomendaron buscar ayuda y adoptar una mejor actitud; le detectaron serios problemas de comunicación. Evidentemente, esto resultó una especie de choque existencial para ella y no sabía ni por donde comenzar.


¿Vives con apegos?


¿Qué tan apegada eres tú a las cosas? ¿Por qué ese apego? ¿Qué te ha provocado el apego a las cosas y a los resultados? ¿Cómo relacionas el apego con tu comportamiento obsesivo y controlador? ¿Qué relación hay entre el apego y el sufrimiento que te genera no lograr alcanzar tus resultados? ¿Qué estás haciendo para liberarte del apego?

Buda dijo: “El mundo está lleno de sufrimientos; la raíz del sufrimiento es el apego; la supresión del sufrimiento es la eliminación del apego”. Este es un pensamiento central en la filosofía budista.

El apego es un estado emocional que nos vincula compulsivamente a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona no es posible ser feliz. El apego es un estado emocional dual, por un lado está el lado positivo que provoca placer y emoción, por el otro el negativo que ocasiona angustia, amenaza y frustración.


Cuando vives en el apego...


• No puedes ser feliz si no tienes tal o cual cosa, o si tal persona no está contigo.
• No puedes ser feliz si tal persona no te ama; si no tienes un empleo seguro o si estás sola.
• No puedes ser feliz por no tener un cuerpo de modelo y los demás no actúan como tu quisieras.
• No puedes ser feliz porque te preocupa perder lo mucho o poco que tienes.

¿Podemos ganar la batalla contra los apegos? Desde luego que sí, renunciando a ellos; cambiando nuestra programación de querer controlarlo todo y a todos a nuestro alrededor y dejando que todo se acomode por sí solo.

Deepak Chopra en su libro “Las Siete Leyes Espirituales del Éxito” señala que “El apego es producto de la conciencia de la pobreza, porque se interesa siempre por los símbolos (dinero, estatus, poder, etcétera). El desapego es sinónimo de la conciencia de la riqueza, porque con él viene la libertad para crear. Sólo a partir de un compromiso desprendido podemos tener alegría y felicidad”.

La gente busca constantemente seguridad, pero con el tiempo descubre que este concepto es en realidad algo muy efímero e ilusorio. El apego, en cambio, se basa en el temor, en la inseguridad y en el desconocimiento del verdadero yo, de tus fortalezas y recursos.

Según las antiguas tradiciones, la solución a todo este dilema reside en la sabiduría de la inseguridad o la sabiduría de la incertidumbre, ya que la búsqueda de seguridad y de certeza es en realidad un apego a lo conocido. Cuando hay apego, la intención queda atrapada en una forma de pensar rígida y se pierden la fluidez, creatividad y espontaneidad inherentes al campo de todas las posibilidades. Cuando nos apegamos a algo, congelamos nuestro deseo, lo alejamos de esa fluidez y esa flexibilidad infinitas y lo encerramos dentro de un rígido marco que obstaculiza el proceso total de la creación.

Renunciemos a nuestro apego a lo conocido, recomienda Chopra, y adentrémonos en lo desconocido, así entraremos en el campo de todas las posibilidades. La sabiduría de la incertidumbre jugará un importante papel en nuestro deseo de entrar en lo desconocido. Esto significa que en cada momento de nuestra vida habrá emoción, aventura, misterio; que experimentaremos la alegría de vivir: la magia, la celebración, el júbilo y el regocijo de nuestro propio espíritu.

La Ley del Desapego

• La Ley del Desapego dice que para adquirir cualquier cosa en el universo físico, debemos renunciar a nuestro apego a ella, es decir, al interés por los resultados.
• Podemos conseguir cualquier cosa que deseemos mediante el desapego, porque éste se basa en la confianza incuestionable, en el poder de nuestro verdadero yo.
• La fuente de la abundancia, de la riqueza o de cualquier cosa en el mundo físico es el yo; es la conciencia que sabe cómo satisfacer cada necesidad.

Aprende a vivir sin apegos, suelta las preocupaciones, los miedos y las inseguridades, los resultados te sorprenderán; vivirás más el momento y descubrirás que puedes decidir liberarte y liberar a los demás, de una vez por todas, para comenzar a disfrutar cada segundo de la maravillosa aventura de tu vida.


Articulo tomado de: http://mujer.mundoejecutivo.com.mx/articulos.php?id_sec=21&id_art=541

2 Señales de vida:

  • IsabelHR says:
    11 de marzo de 2009, 13:15

    Es muy cierto, yo sólo soy apegada al celular, hahahaha aunque nadie me hable u_ú
    pero siento ése no se que, de tenerlo conmigo xD

    buena información, gracias Gaby! ^^

  • Gabriela G says:
    12 de marzo de 2009, 9:36

    Yo tambien soy muy apegada a mi celular creeme que muchas veces he llegado a mi trabajo tarde por regresarme por el porque lo deje olvidado en casa


    GRacis por compartir Isabel ^^

Publicar un comentario

Decir lo que sentimos, Sentir lo que decimos.. Gracias por comentar =)